escreveu sobre Renascença Clube

Rua Barão de São Francisco, 54

Amé este lugar, me hizo sentir que había conocido el verdadero Río de Janeiro, el que va más allá de los turistas que invaden Copacabana. Es un club afrodescendiente, con más de 60 anos de antiguedad, donde los lunes se organiza la Samba do trabalhador, una fiesta con samba en vivo, comida típica y cerveza a buenos precios. Todo gira alrededor de un gran partio, donde se ubica una mesa con cerca de diez músicos, que tocan en tres sets de una hora, con intervalo entre ellos de treinta minutos. La música empieza a las 5 de la tarde y se extiende hasta las 9:30 de la noche. También hay cantores (Moacir y Teresa Cristina) y se hace música con instrumentos no convencionales: se puede ver a uno de los músicos tocando un plato con un cuchillo, por ejemplo.


La entrada sale 15 reales, mucho menos de lo que te cuesta entrar a un boliche de música electrónica. Turistas van muy pocos y casi siempre acompanhados de gente local, pues no es un sitio que aparezca resenhado en las guías de viaje o para el que se vende tours en los hostels. No, en el Renascenca clube lo que hay son cariocas de verdad, muchos de ellos recién salidos del trabajo.

De comida venden pasteles de carne, pollo frito, Acarajé (una bola frita rellena de camarones típica de la zona de Bahía) y caldo de angu (polenta de maiz). La cerveza la venden por unidad o un pack de diez cervezas (lo pueden intercalar con bebidas no alcohólicas) servidas en un balde lleno de hielo. En fin, es un lugar de precios cómodos y música de calidad, donde se vive la fiesta carioca más auténtica y relajada. Volvería una y otra vez.
Rocio S. gostou