Dicas rápidas Ver todas as dicas
Opinião em destaque
avaliações recomendadas
Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.

En el centro porteño a pocas cuadras del GRAN TEATRO COLON se encuentra el prestigioso restaurante donde van o iban las personas de la farandula , politicos o deportitas, donde aun podes mirar donde se sentaba LOS HERMANOS SOFOVICH, PEPE PARADA, ALBERTO OLMEDO Y LOS ELENCOS PARA PASAR UNA VELADA ALEGRE Y ARMONIOSA...
Recuerdo de salir con mis padres de las galas de operas de TEATRO COLON todo de traje directamente luego a comer una buena comida para deleitar el paladar, tiene una excelente cartera de vinos y nada que hablar de cerveza en jarra bien tirada como se dice, lo mismo que sidra , los platos son abundantes , para compartir o no , recomendable las noches de salidas luego del cine o teatro, todo lo demas es muy acode a lo que pidas , excelente trato, limpieza y rapidez.

He concurrido a este restaurant,despues de ir al teatro,y fue muy lindo,conocer la mesa en donde se sentaba mi querido Alberto Olmedo,Lo pude conocer a Enrique Pinti,Carmen Barbieri,Moria Casan y Lino Patalano.

La comida excelente,el atun a la plancha con verduras,SABROSO!!!!El flan casero RICO!!!

Cuando este por el centro,volvere a ir,y recordare cuando iba con mi mama Marta.
Ir aquí es un viaje por el túnel del tiempo , uno entra y se siente en la década del 60 / 70
los clientes todavía usan sacones de piel o sobretodos largos , los mozos son de cuento el lugar conserva hermosa la boisserie , los reservados , la vieja heladera con vitrina donde bajo el mismo concepto bromatologico que hace 50 años conviven alimentos preparados con otros frescos , en fin mil detalles de la época y sumado a que no hay manera de ver la calle desde el interior del salón resulta que el viaje en el tiempo se hace totalmente real
claro que para el que lo conoció en aquellos tiempos nota que ya no hay largas filas para esperar mesa ni actores habitues en el salón de atrás pero la magia está , no hay que olvidarse que fué el restaurante top , icónico de buenos aires en esos tiempos
la comida ya no es tan alemana como la de antes solo conservan el pan negro de la panera en fetas mayúsculas y siguen saliendo los tradicionales platos como el pollo al ajillo también detenido en el tiempo
es caro , pero si alguien quiere conocer un resto que existía antes de palermo san telmo o villa crespo , da para ir aunque sea en la noche de los museos
Este es un clasico del centro portenio. En el almuerzo es abogados y jueces (esta muy cerquita de tribunales) y a la noche es una parada de artistas y espectadores post teatro. Los mozos son clasicos, el salon tambien. La comida bajo un poco de nivel pero sigue siendo un lugar seguro para platos clasicos y alemanes.
Primeira opinião do lugar

Las callecitas del centro tienen ese no se que, de ir y venir constante, de traqueteo infernal, de \"tengo una hora para comer\", al mediodía todo es fiebre, todo es correr... de noche, se van quedando desiertas, con otro ritmo más parsimonioso, con el público de los teatros que arrastra su humanidad hacia los muchos lugares clásicos que quedan en la zona... Edelweiss, es uno de ellos.

Allá lejos y hace tiempo, fue una cervecería alemana, hoy en un restó de carta porteña, con algunos clásicos alemanes en el menú, como las salchichas con chucrut o el jambonet.

De clásico también le quedan la buena vajilla, las servilletas gruesas, los mozos que traen la salsa tártara antes de que uno lo pida, que están atentos pero que no se ven, que se saben la carta pero no alardean, y reconcilian un poco con el concepto de servicio olvidado en la mmayoría de los lugares. La panera por supuesto que no tiene sorpresas, traen manteca en paquetitos... todo muy de los ´70.Pedimos un plato de quesos surtidos, que estaba muy bien, con quesos de buena calidad clásicos y estacionados.

De principal el pollo deshuesado al verdeo ($56 dorado, humeante, crocante, con unas papas españolas gloriosas, de esos platos que reconfortan el alma solo con verlos) y un abadejo a la plancha sobre colchón de rúcula (66, sin secretos pero muy bueno). Pasamos de los postres clásicos y tomamos un café delicioso... Una pastillita: tiene cortinas por todos lados y boxes reservados, el secreto del lugar, será que es ideal para ir de trampa??? Si hasta parece que en cualquier momento, Olmedo y Porcel cruzan la puerta!

Mi puntaje: 7,5
Você conhece o Zum Edelweiss? Escreva uma opinião! Dê sua nota! Nota geral
Passe o mouse pelas estrelas clique para dar nota

Opinião
Para enviar fotos ou preencher os campos adicionais, faça seu (Você não perderá a opinião escrita)